comarca de montánchez

C

 

áceres, Trujillo y Mérida son los vértices naturales del triángulo geográfico que arropa a las sierras de Montánchez y a la penillanura trujillano-extremeña. Situada ésta en la zona más meridional de la Alta Extremadura, se encuentra dominada principalmente por la sierra de Montánchez y rodeada de núcleos urbanos en un entorno llano con escasas elevaciones.
Regaga por las aguas de los ríos Gibranzos, tamuja, Salor, Ayuela, Magasca, Guadilova... ve el intermitante fluir de los que están sujetos a la generosidad de las nubes para garantizar su cauce a lo largo del año.
La Sierra de Montánchez separa la cuenca del Tajo, al norte, de la del Guadiana, al sur.
La dehesa, la sierra,los llanos y las riberas completan su fisiografía; alcornoques, encinas y robles pueblan sus dehesas, mezclándose con tierras donde los olivos, los cereales, los viñedos, los pastos y las higueras abundan cerca de sus núcleos urbanos, formando terrazas naturales en los riberos y tierras de fuertes pendientes donde la vegetación y las distintas variedades de plantas de matorral confieren a este paisaje un aspecto de continuo resurgimiento primaveral.
En esta comarca proliferan la fauna y flora típicas del bosque mediterráneo, encontrándose todavía algunos parajes vírgenes aptos para la caza menor y mayor.
La base fundamental sobre la que se sustenta el modo de vivir de sus habitantes es la ganadería y la agricultura.
Destaca el cultivo de la higuera y la posterior recolección de higos, al igual que la industria chacinera (jamones y embutidos de cerdo ibérico) y una importante producción de reconocidos vinos.




 
Texto: © Junta de Extremadura y Adismonta.
Infografía: © J. Braulio Señas